¿Caduca el aceite de oliva virgen extra?

El Aceite de Oliva Virgen Extra (aove) es el ingrediente perfecto para cocinar y consumir en nuestros hogares a diario, y si es certificado por la Denominación de Origen Estepa tendrás calidad asegurada.

El aceite de oliva virgen extra no caduca

Sin embargo, una de las preguntas más comunes sobre el aceite de oliva virgen extra es si caduca y para responder a ello debemos explicar antes dos conceptos: la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente.

La fecha de caducidad

Se trata de una fecha límite para el consumo de un producto antes de que se considere que ya no es seguro. Suele aparecer en los alimentos perecederos (fruta, verdura, carnes, lácteos…), y pasada esta fecha, no se recomienda su consumo ya que puede que no sea apto.

La fecha de consumo preferente

Esta fecha indica hasta cuando un producto conserva sus cualidades de calidad. Pasada esta fecha, se puede seguir consumiendo, pero ya ha perdido sus propiedades organolépticas iniciales y sus propiedades nutritivas. Este dato se calcula mediante estudios de estabilidad y según factores como el almacenamiento, la temperatura y la humedad, por lo que es sumamente importante leer y reconocer bien esta etiqueta, ya que permite al consumidor conocer la vida útil del producto y planificar su consumo, evitando así el desperdicio de alimentos.

En este caso, en el aove lo que encontramos en la etiqueta es la fecha de consumo preferente, no la de caducidad, ya que no se considera un alimento perecedero. Pero también debemos conocer qué factores pueden perjudicar la calidad y durabilidad de nuestro aceite de oliva virgen extra.

Nuestro aove, como todos los productos, está sujeto a diversos factores externos que pueden afectar su calidad y sabor. Los principales son la luz, el calor y el oxígeno. La luz solar directa puede dañar los compuestos que le dan su característico sabor y aroma, así que es importante mantener el aceite en un lugar oscuro y fresco.

El calor, por otro lado, puede acelerar el proceso de oxidación y descomponer los aceites, lo que reduce su calidad. Por último, el oxígeno también puede afectar el aceite de oliva virgen extra, por lo que es importante sellar herméticamente el frasco para evitar la entrada de aire.

Si quieres conocer nuestros aceites de oliva vírgenes extra haz click aquí. Cuida de tu aove y disfruta de su sabor y beneficios.